Claro que agradezco todo lo que tengo 🙏, lo que he vivido 🌎 y sobre todo lo que he construido, pero como todas, he tenido días en que ni yo misma me soporto 😤 , que siento que “nadie me entiende”  y que me provoca salir corriendo hasta una cuevita que termina siendo mi cobija…pero luego llega Gigi 🐶 y entra a mi escondite o José 👫 me hace reír con algo y créanme,

no hay nada más reconfortante que un abrazo de esa persona que amamos. 💕

Sé que la vida a veces nos sorprende más de lo normal y no siempre de la forma que quisiéramos pero entre menos nos resistamos a esto más podemos aprender, entonces, entiendo que al final lo que tanto me dice mi abuela es verdad, “lo que no nos mata nos hace más fuertes.” 

Como la mayoría de cosas en la vida, la soledad, también tiene dos formas de verse, la primera y a veces la más “fácil” es echarnos a la pena, meternos entre cobijas y culpar a todo aquel que por alguna razón prefiere no acercarse; pongo fácil entre comillas porque entiendo que no todas somos iguales y que en algunas situaciones es normal que no queramos ser tan fuertes como siempre nos piden…

O la segunda, 💫 es esa opción optimista de aprender a disfrutar ese momento de estar solas y aprovechar el tiempo para conocer nuevas personas, visitar nuevos lugares, aprender nuevas cosas. Dedicarnos un poco de tiempo y empezar a divertirnos con esa persona que nos acompaña y nos conoce hasta el último rinconcito, nosotras mismas 💘.


De seguro no estás tan sola como piensas, siempre hay alguien que se preocupa por ti y en ocasiones somos nosotras mismas quienes alejamos a los demás 🌺, por eso pienso que es nuestra elección sonreírle a la vida y a sus problemas, ocupar nuestra cabeza en otras cosas e invertir nuestro tiempo en cosas que nos hagan CRECER y que al final terminan siendo mucho más interesantes… ya encontraremos luego con quien compartirlas 👫 👬 👭.

Si llega ese día en el que no tememos al hecho de estar solas 💪, en que entendemos lo valioso que es nuestra propia compañía, ese día que ya no queremos huir de nosotras mismas y que claro, empezaos a valorar también la compañía de los demás, sin apegos ni tormentos…

entonces, ese día, le sonreiremos más a al fin de semana en el que nuestras amigas prefirieron hacer planes con sus novios y a nosotras se nos da por salir a tomar un café, por conversar con nuevas amigas, por escuchar esa historia familiar que pocos sabían, por repetir nuestra película favorita y sentirnos plenas de hacer lo que sea, “SOLAS”.