Pon una generosa cantidad en un disco de algodón o en una toalla desmaquillante y lleva a tu rostro limpiando hacia arriba y sin mucha fuerza, hazlo en la noche y en la mañana para desmaquillar, limpiar y preparar la piel para el siguiente paso.