Puedes usarlo en la mañana, en la noche y durante el día, aplicándolo directamente en tu piel y haciendo tecleo con tus dedos previamente limpios ayudando a que tu piel absorba y reciba mejor sus beneficios; además puedes hacerlo aplicando el producto sobre un disco de algodón o toalla y pasándolo por tu piel de manera suave reforzando el proceso de limpieza. También puedes usarlo luego de tu maquillaje para sellarlo y durante el día para refrescar tu piel